Glosario de negocios

¿Qué es un gasto operativo?

Un gasto operativo (OPEX, por sus siglas en inglés) es un gasto relacionado con las operaciones principales de un negocio. Este tipo de gasto es el primero que se muestra en el estado de ganancias y pérdidas de una empresa. El monto restante, después de deducir los gastos operativos de los ingresos brutos, se llama ingreso operativo.

Ejemplos de gastos operativos

En general, los gastos operativos se pueden dividir en cuatro categorías generales:

  • Gastos generales

  • Costos de los productos vendidos (en el caso de los productos)

  • Costos de ingresos (en el caso de los servicios)

  • Gastos administrativos, generales y de venta

El término gastos generales representa los costos operativos fijos que un negocio debe pagar, independientemente de su producción. Suelen ser los mismos para todas las empresas. Estos incluyen:

  • Renta/hipoteca

  • Servicios públicos

  • Algunos tipos de seguros

  • Costos de mano de obra básicos (empleados contratados y permanentes)

Los términos costos de productos vendidos y costos de ingresos se refieren a los costos operativos relacionados de manera directa con la producción de productos o la prestación de servicios. Normalmente, estos costos incluyen los siguientes recursos:

  • Equipo y suministros

  • Mano de obra no básica (como los empleados con contrato de duración fija, los profesionales independientes y las horas extras de los empleados)

  • Seguros adicionales (para cubrir aumentos en la producción)

  • Gastos administrativos, generales y de ventas

Estos costos pueden incluir cualquier tipo de gasto, desde los gastos de venta, publicidad y marketing hasta los costos de distribución, investigación y desarrollo. Muchos gastos administrativos, generales y de venta también son gastos generales.

Comparación entre los gastos operativos y los gastos no operativos

Los gastos no operativos son aquellos que no se relacionan directamente con la actividad operativa principal de un negocio. Los ejemplos más comunes de los gastos no operativos son los intereses, los impuestos, la depreciación y la amortización. Algunos ejemplos menos usuales de gastos no operativos son las reducciones de inventario, los costos de reestructuración e incluso los acuerdos por demandas.

Los gastos operativos en la contabilidad

En la contabilidad, las ganancias netas de una empresa se muestran como la primera partida del estado de ganancias y pérdidas. Los gastos operativos se muestran inmediatamente después. Si se deducen los gastos operativos de las ganancias netas, se obtiene el ingreso operativo.

A continuación, se muestran los gastos no operativos. Una vez que se restan estos costos de los ingresos operativos de la empresa, el monto restante es el ingreso neto o la ganancia neta.

La ganancia neta puede usarse para calcular el margen de ganancia neta. La siguiente fórmula se usa para calcular este margen:

Ganancia neta ÷ Ingreso total = Margen de ganancia neta

La importancia de los gastos operativos

En el mundo real, hay dos aspectos importantes que se deben tener en cuenta para administrar correctamente los gastos operativos. El primero es saber cuándo gastar dinero y cuándo ahorrarlo. El segundo es saber cómo gastar dicho dinero.

Comparación entre gastar y ahorrar dinero

Los negocios que compiten exclusivamente en materia de precios podrían aprovechar la posibilidad de reducir los costos al mínimo. Sin embargo, la mayoría de los negocios compite respecto de la relación entre el precio y la calidad. Esto significa que necesitan mantener los costos lo más bajo que sea posible sin comprometer la calidad.

Hay dos estrategias comerciales principales que normalmente se utilizan para lograr esto.

En principio, se busca obtener el máximo valor posible de cada compra que se haga. Esto significa que se debe evaluar con cuidado qué se necesita y quiere, y buscar la forma más rentable de conseguir esos recursos.

En general, los negocios intentan ser clientes valiosos para sus proveedores. Por ejemplo, buscan realizar menos pedidos pero más grandes para aprovechar los precios por volumen. Es posible que hagan los pedidos con mucha anticipación y tal vez efectúen un primer pago para asegurarse de que recibirán sus productos (o servicios).

En segundo lugar, siempre se deben buscar las formas más eficientes de hacer el trabajo. Por ejemplo, los negocios utilizan cada vez más tecnología para reducir los costos de nómina sin comprometer el rendimiento.

Cómo saber en qué gastar el dinero

Para muchos negocios, la aspiración de conseguir la mejor relación entre el precio y la calidad en cada compra debe estar en equilibrio con la necesidad de mantener un flujo de caja confiable. Esto puede significar que las empresas hagan compras más pequeñas, aun con el conocimiento de que las compras por volumen son más económicas.

Además, pueden evitar comprar un artículo, para optar por rentarlos o arrendarlos con la opción de compra al final. A la larga, esto puede ser más caro. Sin embargo, se puede justificar el gasto extra con la mayor flexibilidad que brinda, la mejoría en el flujo de caja y la capacidad de mantener el efectivo en mano en el balance general.

Descubre las maneras en que Square puede ayudarte a administrar tu negocio.

Software de PDV gratis

Punto de venta Square facilita la venta de productos en persona, en línea, por teléfono o en el lugar donde te encuentres. Es sencillo y no requiere capacitación.

Enlaces de proceso de pago

Crea enlaces de pago, botones de compra o códigos QR con Proceso de pago en línea Square. Compártelos en línea y comienza a vender tus productos sin un sitio web.

Terminal de pago

Square Terminal es el dispositivo de tarjetas que te permite realizar todo lo que necesites, desde administrar artículos y aceptar pagos hasta imprimir recibos y recibir cobros.