Lo que debes saber sobre las bonificaciones para los empleados este año

Ten en cuenta que este artículo está destinado únicamente para fines educativos y no debe considerarse ni utilizarse como asesoramiento jurídico, laboral ni fiscal. Para obtener una guía o consejos específicos para tu negocio, consulta con un profesional calificado en materia impositiva o legal.

Las bonificaciones para los empleados son una forma de compensación que te permite recompensar a tu equipo más allá de aumentar sus salarios. Se suman a lo que tus empleados ya ganan, y no solo son en forma de dinero en efectivo.

Cuando se utilizan de manera eficiente, las bonificaciones pueden ayudarte a contratar, motivar y retener a un equipo talentoso. Esto es cada vez más importante a medida que los pequeños negocios se adaptan durante la pandemia, mientras que algunos también están teniendo dificultades para contratar empleados a pesar de las altas tasas de desempleo.

Puede ser difícil conocer las opciones que te ayudarán a ofrecer bonificaciones de forma estratégica. Desglosaremos los diferentes tipos de bonificaciones para empleados entre los que se puede elegir, para qué se utilizan, y ofreceremos consejos para comunicar la decisión a tu equipo.

Distintos tipos de bonificaciones para los empleados

Hay varias formas de clasificar las bonificaciones para los empleados, pero normalmente se puede pensar que están basadas en el rendimiento o no.

Una bonificación por rendimiento se determina en función del rendimiento del empleado en su puesto. Se puede otorgar a fin de año, cerca de su revisión de rendimiento o en otro momento importante. Una bonificación que no se basa en el rendimiento puede ser, por ejemplo, una bonificación por las festividades o una bonificación por recomendación.

Según el tipo, las bonificaciones a los empleados pueden tener distintos propósitos. Algunas están pensadas para ofrecer un aumento de la motivación en momentos de gran actividad, mientras que otras se pueden usar para agradecer al equipo por un trabajo arduo. Estos son algunos tipos comunes de bonificaciones para empleados que los pequeños negocios pueden ofrecer.

Bonificación por recomendación para empleados

Los empleados que recomienden a candidatos para puestos abiertos pueden recibir este tipo de bonificación. Algunos empleadores ofrecen una bonificación solo por la recomendación, mientras que otros requieren que la persona contratada acepte la oferta y permanezca en el puesto por una determinada cantidad de tiempo antes de pagar la bonificación.

Objetivo: Ayudar a crear una mayor cartera de candidatos al contratar empleados.

Bonificación de contratación

Se puede otorgar una bonificación de contratación a los candidatos para atraerlos a aceptar un puesto. Se trata de un pago único, y no es necesario que se otorgue a cada empleado nuevo que contratas.

Algunos empleadores ofrecen esta bonificación de contratación para incentivar a los candidatos a aceptar puestos difíciles de cubrir.

Objetivo: Hacer que el paquete de compensación total del empleado nuevo sea más atractivo para incentivarlo a aceptar el puesto.

Bonificación por las festividades

En 2019, dos de cada tres empleadores ofrecieron bonificaciones a sus empleados durante las festividades. En 2020, es probable que estas cifras sean diferentes.

Una bonificación por las festividades es un regalo que los empleadores dan a los empleados (dentro de un grupo de clasificación) para mostrar su agradecimiento. A diferencia de las bonificaciones de fin de año, no suele basarse en el rendimiento, por lo que no se tienen en cuenta elementos como la antigüedad y el salario. Esta bonificación por las festividades puede ser monetaria, o puede adoptar la forma de una tarjeta de regalo, un regalo físico o incluso tiempo libre remunerado.

Objetivo: Para mostrar el aprecio por tu equipo.

Bonificación de fin de año

Una bonificación de fin de año (o una bonificación anual) se basa en el rendimiento y generalmente se otorga a fin de año. Algunas bonificaciones de fin de año están vinculadas al rendimiento general del negocio o a los objetivos de rendimiento individual del empleado.

Si les das a los empleados bonificaciones por las festividades y bonificaciones de fin de año, puedes extender el tiempo entre la entrega de cada una de ellas para que los empleados tengan claro el tipo de bonificación que van a recibir.

Objetivo: Recompensar a los empleados por el su rendimiento individual o en el negocio.

Bonificación puntual

Una bonificación puntual es una cantidad menor que los gerentes pueden otorgar para dar un reconocimiento a los empleados “en el momento”. Las bonificaciones puntuales son menos estructuradas y pueden darse de forma espontánea. Una buena regla general es otorgarlas justo después de que un empleado hace algo excepcional. De esta forma, será obvio el motivo por el que se concede la bonificación.

Objetivo: Reconocer espontáneamente a los empleados por un trabajo bien hecho.

Bonificación por ventas

A menudo se confunden con las comisiones por ventas. Las bonificaciones por ventas son un monto fijo que los empleados pueden recibir por alcanzar determinados objetivos específicos de venta.

Objetivo: Incentivar a los vendedores a alcanzar sus objetivos.

Bonificación por permanencia

El objetivo de este tipo de bonificación es que un empleado permanezca en tu empresa por una cantidad determinada de tiempo. Hay cierto desacuerdo sobre si las bonificaciones por permanencia son eficaces para evitar que los empleados se vayan.

Objetivo: Incentivar a un empleado a permanecer en tu negocio.

Estructuración de tu plan de bonificaciones

Al igual que todo lo relacionado con tu negocio, es importante establecer ciertas barreras de seguridad antes de poner en marcha tu plan de bonificaciones. Infórmate sobre las preferencias de tu equipo, investiga los puntos de referencia de tu sector y determina el presupuesto antes de ofrecer bonificaciones a tu equipo.

Estas son algunas áreas que debes revisar cuando estructuras un plan de bonificaciones.

  • El cálculo de la bonificación: Puedes ofrecer un porcentaje, un monto fijo e incluso una compensación no monetaria, según el tipo de bonificación que ofrezcas. También puedes ofrecer niveles de bonificación escalonados, de modo que los empleados reciban una determinada cantidad por alcanzar un objetivo más fácil, pero una cantidad mayor por lograr el objetivo más exigente. Esto puede ayudar a motivar a tu equipo para alcanzar un objetivo más difícil.

  • Si está conectada a resultados específicos: Una vez decidido el método de bonificación, algunos expertos, como Amy Gallo de Harvard Business Review dicen que es importante vincular la bonificación a objetivos tangibles. Establece objetivos, explica cómo pueden alcanzarse y fija la bonificación que los empleados pueden recibir por alcanzar esos objetivos.

  • El importe: El objetivo de las bonificaciones es incentivar a los empleados. Por lo tanto, es importante que te asegures de que el importe o la compensación no monetaria sean lo suficientemente significativas como para que motiven a los empleados a alcanzar sus objetivos.

  • Cómo las comunicas: Es importante que tu equipo conozca las bonificaciones, por qué las otorgas y, si no las consiguen, qué pueden hacer en el futuro para acceder a ellas. Comunica esta información cuando les des las bonificaciones a tus empleados. Según el tipo de bonificación, es posible que también tengas que incluir los detalles en la carta de oferta y otros documentos relevantes para los empleados.

Al igual que con otros acuerdos de empleo, puedes consultar con un abogado para asegurarte de que tu plan de bonificaciones cumple con todas las leyes aplicables a tu negocio.

Manejo de las expectativas

Tanto si das bonificaciones este año como si no lo haces, sé transparente en tu decisión. Si algo relacionado con las bonificaciones para los empleados cambió desde el año anterior, es muy importante que se lo informes a tu equipo lo antes posible.

Manejar las expectativas de tu equipo es importante, porque muchas personas hacen planes en función de la recepción de sus bonificaciones, ya sea para los regalos navideños, el pago de la matrícula o la realización de otra gran compra. Si puedes hacerlo, sé sincero sobre si ofreces la bonificación; y si lo haces, los tipos a los que podrá optar tu equipo. La transparencia en torno a las bonificaciones es esencial, especialmente en momentos en que la situación financiera es difícil.

Una aclaración importante sobre los impuestos

Sea cual sea la decisión sobre la bonificación, no olvides las implicaciones fiscales. Los impuestos reducen el importe total que los empleados podrán llevarse a casa, por lo que es importante tener en cuenta ese importe durante la planificación.

El Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés) considera las bonificaciones como ingresos complementarios. Dependiendo del lugar donde vivan tus empleados, la bonificación también puede estar sujeta a impuestos estatales. Habla con un contador público u otro profesional en impuestos para que te oriente específicamente sobre tu negocio.

Algunos tipos de software de nómina te permiten procesar los pagos de bonificaciones realizados directamente a los empleados. Los impuestos se calculan automáticamente y, por lo general, puedes elegir el método de tributación de las bonificaciones. Normalmente, tendrás que ejecutar un pago extraordinario ya que las bonificaciones no suelen estar incluidas en las nóminas de tus empleados.

No todas las bonificaciones son iguales. Una vez que comprendas los distintos tipos y cómo se pueden utilizar, estarás más preparado para poner en marcha un plan de bonificaciones que tenga más sentido para tu negocio.